Revista de creación literaria en busca de creadores del mundo

viernes, 24 de noviembre de 2017

Un hombre gris y otros relatos, de Maica Bermejo Miranda (Reseña nº 822)

Maica Bermejo Miranda
Un hombre gris y otros relatos
Ediciones Irreverentes, 2017



Es Un hombre gris el relato que da título a la colección que nos ocupa, la opera prima de Maica Bermejo Miranda, y es en su brevedad una declaración de intenciones, de lo que la autora nos quiere transmitir en todos ellos: la fuerza de la palabra, la fuerza de los personajes, consiguiendo en apenas unas pocas páginas todo un thriller que nos lleva al crimen perfecto, a la solución perfecta y a la próxima víctima, también perfecta, de la actuación del depredador que vive cerca de nosotros.

No espere el lector que todos los relatos irán en esta línea de seres oscuros cuya sonrisa nos cautiva, no. Pero haberlos haylos. Si un aspecto le importa a la autora es el calado humano del depredador. Pero también de los personajes más sencillos, simples, con los cuales nos cruzamos todos los días y que jamás matarán a una mosca.

Puede ser Malaquías, ese invisible hombre, ese especial ser humano que tiene la suerte de encontrar el libro de su vida; o la mujer que, decidida, sabe de la importancia de dejar las cosas atrás, mirar hacia adelante, sin remordimientos, empezar una nueva etapa, que no sabemos si una nueva vida. Un tema que volvemos a encontrar en el siguiente relato, en el reflejo del cambio interior que puede verse o no en el espejo, pero sí en la persona, cuando sufre el chantaje emocional de la pareja. Y, como una Alicia, verá en el espejo el otro lado, la libertad de las garras del acosador.

Maica Bermejo nos lleva a mirar este problema desde diferentes puntos de vista, en diferentes relatos que pueden formar un hilo conductor a lo largo del libro. Como cuando nos pone ante la doble personalidad de los acosadores y el peligro de permitirles que vayan dominando el entorno de la persona acosada.

Me contaba la autora, que me honra con su amistad, que ha tratado de buscar una correlación entre los relatos, casi pensando en un ritmo musical, una idea que me ha encantado y que el lector, sin lugar a dudas, va a encontrar en las siguientes páginas: un buen arranque (allegro), un climax central (andante) y un cierre con breves piezas (presto, vivo), que también las encontramos a lo largo del libro. Todo ello para buscar que el lector desee más, avance una página más, y otra, y otra.

Como lector privilegiado del manuscrito inicial, puedo asegurarte, desconocido lector, que ella lo ha conseguido.

Si antes te hablaba de algunos relatos oscuros, permitidme definirlos así, aquí también encontrarás otros de esperanza, otros que te despertarán una sonrisa, una lágrima o tu deseo de ayudar.

¿Te has preguntado alguna vez cuando una persona deja de ser llamada de tu y pasa a ser llamada de usted? ¿Cómo sucede tan importante acontecimiento que, siempre, siempre, nos pilla desprevenidos? O, más cercano, ¿qué significan diez duros para una economía de supervivencia? Los personajes de este libro te darán la respuesta. ¿Y el amor? ¿Cómo surge el amor? ¿De verdad son paparruchas para quien no lo siente? Y si llega, ¿no es verdad que nos inunda de belleza?

Maica Bermejo tiene un tacto especial para tocar con su pluma aspectos con los que nos encontramos todos los días, y, para disfrute del lector, sale airosa de ellos. ¿Quiénes son esos personajes anónimos y, a veces, invisibles que pueblan los bancos de los jardines, los portales de los edificios, las estancias de los cajeros automáticos en cualquier ciudad? ¿Qué historias esconden en su alma cada uno de ellos y que jamás conoceremos?

O el momento más íntimo de una familia, rodeando un vetusto aparato de radio, en espera de que la palabra una y haga soñar, lazos tan fuertes como los muros que ahora levantan los smartphones.

Claro que, en las reuniones en una casa hay que tener mucho cuidado con lo que se habla, pues ésta, la casa, puede quedar marcada para siempre.

Como podréis observar, relatos variados, múltiples facetas creativas buscando el disfrute del lector.
  
Disfruta palabra a palabra, nota a nota, esta ópera prima.

Francisco Javier Illán Vivas

jueves, 23 de noviembre de 2017

Selección poética de Clemen Corbalán



PROPÓSITO

A partir de mañana viviré mi presente
levantándome fuerte cada vez que me caiga;
me dejaré aturdir por los amaneceres,
cogeré de las riendas mi potro desbocado.

A partir de mañana seré de nuevo niña
librando la batalla contra mi suficiencia,
y desempolvaré defectos reprimidos
dejándome llevar en mi nueva apariencia.

A partir de mañana me miraré al espejo,
veré con nuevos ojos mi olvidada belleza
y encararé los días con un ímpetu fresco
bebiendo el jugo dulce, o amargo de tristeza.

Quiero intentarlo al menos una vez, y otra, y otra.
Quiero sentirme libre de miedos y obsesiones;
esparcir por el aire mis prejuicios raídos
y que pase el olor a la tierra mojada,
la niñez que espontánea desata mis amarras,
purifica mi cuerpo, y renueva mi alma.

(1981)




SOLA, LIBRE

Sola,
pero libre.

Triste,
pero dueña.

Dueña de mi soledad
y de mi tristeza.

Sola y triste,
pero dueña
y libre.

18 de noviembre de 2008


PALABRAS QUE SANAN

¿Cómo llegarán a veces
esas palabras que parecen
caídas del cielo?

Palabras mágicas que ahondan
en el fondo del tiempo y los recuerdos,
y en forma de salvaje corriente
arrastran enormes pesos
y ruinas incrustadas.

Frases cortas, tajantes
que arrancan las espinas,
librando de la muerte al corazón herido.

Palabras en cadena
rodeadas de ternura
predicando perdones,
calmando hambres agudas.
Palabras que caen en el alma
como en el cuerpo ardiente
el rocío de la mañana.

Domingo, 6 de enero de 2008